CASTILLO DE VELEZ-BLANCO

El Castillo de Vélez-Blanco es un impresionante monumento situado en el cerro más alto de esta localidad almeriense. Nada más verlo llama la atención por su majestuosa grandiosidad.

El levantamiento del castillo comenzó en 1506, bajo las órdenes del primer marqués de Los Vélez, don Pedro Fajardo Chacón, sobre los cimientos de la antigua fortaleza mora. La construcción finalizó 9 años más tarde, en 1515.

Su airosa silueta se erige sobre los restos del anterior Alcázar morisco, del cual se conservan lienzos completos. Su superficie es de unos 2.300 m². La falda del cerro conserva aún vestigios de murallas pertenecientes a la antigua Alcazaba, que sobrepasaba en dimensiones al actual Castillo. También se encuentran allí las ruinas de la parroquea de Santa María Magdalena, que erigió D. Pedro Fajardo en 1506, transformando su anterior uso de mezquita.

Traspasando el acceso principal, el cuerpo de edificación se articulaba en torno a un Patio de Honor que separaba al norte la Torre del Homenaje y las dependencias de carácter castrense, y el resto de los lados quedaban envueltos por piezas domésticas y representativas, siendo el ala de mediodía la que alojaba los grandes salones: Salón del Triunfo y Salón de la Mitología.

El Patio de Honor era la joya del conjunto. Realizado en mármol blanco de las canteras de Macael, constituye una filigrana del Renacimiento italiano, dada la procedencia de sus artífices. Sus dimensiones son 16 x 13,50 metros, y posee dos niveles. El inferior, contiguo al acceso, posee en el ala de mediodía una galería de arcos rebajados y moldurados sostenidos por columnas. En el piso superior, las alas de levante y mediodía poseen también galería, siendo la de levante abierta en sus dos costados al valle velezano y al interior del Patio. A través de esta se comunicaba el cuerpo palaciego y la Torre del Homenaje. el resto de lados eran ocupados por la propia Torre y cuerpos macizos con huecos de embocadura tallada en filigrana de mármol

El lugar más notable del castillo es el patio de Honor, con una doble galería-mirador de columnas corintias en uno de sus lados.

Metropolitan Museum of Art

El Castillo de Vélez-Blanco es una joya del renacimiento castellano que merece la pena visitar

El viajero se asombra ante la esbelta silueta del castillo de los Fajardo que se alza sobre un monte rocoso dominando una vasta llanura

En el Castillo vivieron los Fajardo hasta finales del siglo XVII, en que se extinguió la línea directa de sucesión. En los años que siguieron se ha habitado con irregularidad, hasta que en el siglo XIX, después de la invasión francesa y los cambios sociales del país, el Castillo fue abandonado casi por completo.

A principios de 1904 comienza el desalojo por parte de los propietarios de todo aquello que había de valor en el Castillo. Es entonces cuando la pieza arquitectónica de más valor que posee, el Patio de Honor, se pone a la venta, siendo adquirido por un decorador francés, J. Goldberg por 80.000 pesetas. Junto con otras piezas y artesonados del Palacio se transporta hasta Marsella y París. Más tarde, en 1913, los magníficos mármoles de Vélez Blanco fueron adquiridos por George Blumenthal para su casa en Park Avenue, en Nueva York. En 1945, tras su muerte, la familia Blumenthal cede los bloques de mármol al Museo Metropolitano de Nueva York. Embalados en cajas y prácticamente imposible de recomponer a pesar de su numeración, quedan almacenados veinte años hasta la ampliación del Museo. Es allí donde está instalado y se puede admirar como una de sus piezas fundamentales.

Hay que recordar que en aquel expolio, realizado con las bendiciones de la legalidad vigente y la indiferencia de la mayoría de la población, también se vendieron las puertas de bronce y los extraordinarios frisos de madera que adornaban los dos principales salones del castillo (Triunfo y Mitología), recientemente descubiertos en el Museo de Artes Decorativas de París

El Patio de Honor del Castillo tal como estuvo en la mansión de George Blumenthal, antes de cederlo al Metropolitano

Polémica fotografía de la familia Zapatero con los Obama realizada delante de las puertas del Patio del Castillo en el Museo Metropolitano de Nueva York  con motivo de la visita del político español durante su mandato, en 2009

Este es el salón donde se puede admirar actualmente el Patio del Castillo en el Museo Metropolitano de Nueva York

HAZ TU RESERVA PARA LA CASA DE ASENSIA

Puedes hacer tu reserva para la Casa de Asensia a través de la página de airbnb 

o contactar al tf 609934570

( airbnb es una comunidad creada en Internet donde los huéspedes pueden reservar espacios de personas como tú y yo que ofrecen alojamiento a otros por precios más bajos que un hotel. Es una plataforma de fama mundial con garantías de seguridad tanto para los anfitriones como para los huéspedes. Puedes ver las opiniones de otros viajeros que se han alojado en la casa)